¿Sabemos todo sobre las bebidas azucaradas?

¿Sabemos todo sobre las bebidas azucaradas?

Cuando un estudio científico choca con la experiencia cotidiana de las personas se producen controversias y con el consumo de azúcar no es la excepción, principalmente cuando se refiere a las bebidas azucaradas. Aunque no hay pruebas claras y contundentes de que la epidemia de obesidad que afecta al mundo moderno está directamente relacionada con el consumo de azúcar, existe una clara tendencia a creer que hay un vínculo estrecho entre esos dos conceptos.

Actualmente, existen muchos mitos acerca del consumo de este tipo de bebidas, como que son la causa del sobrepeso en la personas. Estudios realizados por especialistas y organismos internacionales, indican que actualmente no contamos con evidencia científica contundente sobre esta causa-efecto.

Hace poco leía una editorial escrita  por los doctores John L. Sievenpiper y Rusell J. de Souza, publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition, donde cuestionan la relación entre las bebidas azucaradas y la obesidad.

Es muy difícil, si no es que imposible, separar y determinar la contribución exacta de los azúcares incluidos en las bebidas en la epidemia de obesidad y afirmar que son determinantes en el aumento de peso es falso. Es como pensar que por ver un solo árbol, estamos llegando a un bosque.

Efectivamente, el exceso de azúcar puede llevarnos a ganar peso y a la larga, desarrollar obesidad y otras enfermedades relacionadas, como la diabetes. Igualmente el hábito de fumar y la falta de actividad física son factores de riesgo bien documentados para el desarrollo de ciertos padecimientos. Es decir, el detonante de la obesidad no es un solo factor.

Ambos investigadores, en su editorial, destacan que es necesario un enfoque más amplio en el análisis de las causas de la obesidad y concluyen que es poco probable que sean suficientes las intervenciones que exclusivamente se centren en las bebidas endulzadas con azúcar, debido a la reducida magnitud de los efectos y la carencia de datos sobre daños demostrados de otras fuentes de energía excesiva en la dieta.

El consumo excesivo tanto de alimentos como bebidas, conlleva al aumento de peso y a complicaciones cardio-metabólicas. De acuerdo a los autores, “es necesario mantener centrada la atención en reducir el consumo excesivo de todos los alimentos y bebidas, así como en promover una mayor actividad física” (Sievenpiper JL, de Souza R. Are sugar-sweetened beverages the whole story? American Journal of Clinical Nutrition 2013;98:261-3).

 

 

 

Claudia del Bosque
Authored by: Claudia del Bosque

Nutrióloga, mamá y cat lover. Alimentación correcta y estilo de vida activo son las claves del equilibrio. Gerente de Salud y Bienestar en Coca-Cola de México

There are 2 comments for this article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *